DIABETES MELLITUS

La diabetes es una alteración del metabolismo, caracterizada por el aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia), causada por un defecto (completo o parcial) de la secreción o acción de una hormona: la insulina. Ésta se produce en unas formaciones especiales que se encuentran en el páncreas: los islotes de Langerhans.

La glucosa (popularmente conocida como azúcar en la sangre) sobrepasa muy rara vez los 100 miligramos por dl. en ayuno, incluso cuando se han tomado alimentos muy ricos en azúcares o grasas. La glucosa es el alimento principal de las células de nuestro cuerpo. La estabilidad de la glucemia (o nivel de la glucosa) depende de un mecanismo regulador extraordinariamente fino y sensible.

Cuando una persona no diabética ingiere alimentos, los azúcares que estos contienen se absorben desde el intestino y pasan a la sangre, tendiendo a elevar los niveles de glucosa en ésta. La elevación es inmediatamente detectada por las células del páncreas, productoras de insulina, que responden con una secreción rápida de esta hormona. La insulina, a su vez, actúa como una llave que abre las puertas de las células en los músculos, el tejido graso y el hígado, permitiendo la entrada de glucosa para su metabolismo y producción de energía; lo que permite mantener las funciones de los órganos; disminuyendo, por tanto, su nivel en la sangre.

Todo este mecanismo es muy rápido, no dando tiempo a que la glucosa se eleve. En la persona con diabetes, la producción de la insulina está tan disminuida que altera todo el mecanismo regulador: las elevaciones de la glucosa sanguínea no son seguidas por un aumento suficiente de insulina, la glucosa no puede penetrar en las células y su cantidad continua elevándose.

img-responsive

Síntomas

  • Agotamiento y mucha hambre. Como consecuencia de la falta de alimento en las células, éstas no producen energía y se alteran sus funciones. Esta falta de energía es la razón por la que un diabético mal controlado pueda sentirse débil y sin fuerza (astenia). Por el mismo motivo, las células se encuentran hambrientas, siendo ésta la razón por la que pueda sentir hambre (polifagia), aún habiendo consumido alimentos.
  • Pérdida de peso. Puesto que no puede recibirse energía de los azúcares, el organismo intenta obtenerla a partir de las grasas, produciéndose una movilización de las que se encuentran almacenadas en el tejido adiposo. Esta es una de las razones del posible adelgazamiento de las personas con diabetes.
  • Mucha sed y mucho orinar. El riñón, que actúa como un filtro de glucosa, se torna incapaz para concentrarla toda, por lo que se ve obligado a diluirla utilizando agua del organismo. Esto conduce a una cierta deshidratación que se percibe por el diabético como un aumento de la sensación de sed (polidipsia). La eliminación de agua hace que las personas con diabetes no controlada tiendan a orinar más de lo normal (poliuria).


El aumento de la glucosa, debido a la falta de insulina, conduce a lo que se considera como síntomas cardinales de la diabetes:

  • Poliuria (orinar mucho)
  • Polidipsia (mucha sed)
  • Polifagia (mucha hambre)
  • Disminución de peso
  • Astenia (agotamiento)


Causas


  • El exceso de peso y la obesidad. La acumulación excesiva de grasa que se presenta en las personas con sobrepeso u obesidad, dificulta la utilización de la glucosa y altera la producción de insulina.
  • Falta de actividad física. La falta de actividad física contribuye al aumento de peso, lo cual dificulta la utilización de la glucosa en el cuerpo humano. La mayor parte de la glucosa es utilizada por nuestros músculos, por lo que la falta de actividad física o ejercicio impide que se utilice gran parte de la glucosa, manteniendo los niveles de glucosa elevados.
  • La edad. El riesgo de diabetes aumenta con la edad, debido a que con el transcurso de los años se reduce la capacidad de nuestro organismo para producir insulina y utilizar adecuadamente la glucosa que proviene de los alimentos.
  • Herencia. Las personas con familiares de primer grado (padres o hermanos) diabéticos tienen mayor riesgo de sufrir diabetes debido a que su organismo puede heredar la dificultad para manejar la glucosa. La capacidad de manejar la glucosa es diferente de persona a persona.



¿Cómo Se Puede Controlar La Diabetes?



Debes sentirte motivado a querer cambiar, no solo en las recomendaciones básicas de hábitos alimenticios y de actividad física, y darte cuenta de que tu condición diabética NO es un obstáculo para alcanzar tus sueños y hacer realidad tus metas, simplemente tendrás que trabajar para lograrlas, pero este reto no es exclusivo tuyo, todo ser humano requiere esforzarse para alcanzar el éxito en lo que se proponga.

Los tres elementos para controlar la diabetes son:



Alimentación saludable.

La parte fundamental del tratamiento es la alimentación, pues de allí proviene la energía que utiliza nuestro organismo. Recordemos que la diabetes se debe a la dificultad para utilizar adecuadamente los energéticos de los alimentos. Debemos cuidar cantidad y tipo de alimentos que consumimos.

  • Cantidad: en general entre más alimento se consuman, se ingiere mayor cantidad de sustancias energéticas.
  • Tipo de alimentos: la cantidad de energía y las substancias nutritivas varían según el tipo de alimento.

Para consumir la cantidad adecuada y el tipo de alimentos apropiados es de gran utilidad aprender a utilizar el “Plato del Bien Comer”.



Actividad física y control de peso

Medicamentos


Bienvenido

Registrarse ahora | ¿Ha olvidado la contraseña?

Ha olvidado la contraseña

Indique su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un link por correo electrónico para crear una nueva contraseña.

Únete al Newsletter